Testimonios

VÍDEO TESTIMONIOS
Lo que más me ha gustado es que cuando estábamos grabando me parecía que todo era en el mismo sitio, y que ibas a tener mucho audio, y las imágenes siempre de mi abuelo hablando sentado en el mismo sillón y ya está. Me ha sorprendido mucho que no, que no es ni siquiera el predominante la imagen de mi abuelo sentado en su sitio, sino que vas mezclando todo el tiempo imágenes y recursos de películas y otros tipos de materiales, para que no sea todo el tiempo la misma imagen y utilizar todo el audio que tenías.  
Ha valido la pena por lo que ha disfrutado él haciendo el vídeo… Y que se gaste algún dinero en darse esos días de felicidad que ha estado todo rodeado, con todos diciendo cosas de él, llevándolo para acá y para allá, hablando del vídeo. Él lo ha vivido con mucha emoción. Hay gente que se gasta mucho dinero en un viaje e igual hasta tienen un percance, y él ha vivido esto como si fuera una aventura. Una persona con cerca de 100 años que viva una aventura ha sido estupendo. Yo creo que el vídeo va a quedar muy bien, pero que, si no hubiera vídeo, hubiera valido la pena porque lo que él ha vivido y lo contento que está por saber que se están grabando las cosas que él sabe y que él quería transmitir.
Lo que más me ha gustado es que ha sido una hora y media durante la que he estado embobado. Tanto los momentos cómicos como los más melancólicos, todo ha encajado perfectamente, y sinceramente, no creo que pueda tener un recuerdo más bonito, para cuando pasen los años, de lo que fue mi abuelo.
Él lleva ya muchos años que es como si estuviera repitiendo ese vídeo todos los días. No hay nada que no sea él, ni falta nada. Es como si él estuviera repitiendo la película diariamente. Él toca esos temas, pero no toca más temas. (…) Se ha centrado en lo que verdaderamente importa, que es su vida; lo que él ha vivido, lo que él ha sentido, lo que él valora, sus logros sin tampoco vanagloriarse. El día de mañana, cuando se lo lleve Dios y veamos la película, vamos a revivir estos años exactamente igual que los estamos viviendo ahora. Yo pensaba “es que estas cosas después se nos olvidan” Parece que no, que cuando lo tienes vivo te parece que a ti no se te va a olvidar nada, y con el tiempo se van olvidando esas vivencias que te contaban. Él ha repetido mil veces esas cosas, por eso nosotros le terminamos las frases, porque hace años que las dice de la misma manera. Mi hermano y yo hemos hecho intentos de grabarlo en Navidad porque decíamos: “esto hay que conservarlo”. Ha sido maravilloso haber tenido esta idea de hacer la película y que nos quede ese testimonio. Esto es una manera de amarrar aquello para que no se escape.
Me ha sorprendido porque has reflejado como es él. Hemos coincidido todos: has definido el personaje perfectamente, y sobre todo has definido los sentimientos, yo me he emocionado porque has reflejado el amor que le tenía a su mujer, lo has sabido plasmar.
Me ha gustado la forma en como has enlazado las cosas. Yo creía que él iba a ir contando todas sus experiencias e ibas a intercalar alguna toma falsa, y al final me ha gustado mucho como has separado cada temática.
No era lo que me esperaba, me esperaba mucho menos, aunque esperaba mucho de este trabajo de Irene que es maravillosa, pero lo que ha llegado ha sido extraordinario en todos los niveles. Primero hay un trabajo descomunal en entender qué es lo que podría transmitir bien quien es mi abuelo y mi familia en general, eso ya en sí es una obra de arte, un trabajo tremendo de conceptualización, un trabajo de alguien que tiene esa sensibilidad y que además le importa lo suficiente el trabajo que está haciendo como para darlo todo. Después, por otra parte, porque la calidad del vídeo, la imagen, la edición, es alucinante, porque en el rodaje siempre hay fallos, y sin embargo todo lo que está en el vídeo es perfecto, es que parece que somos actores, está todo perfectamente hilado, perfectamente temporizado, nunca te aburres, la música, los momentos de risa, los momentos de sentimiento, pena, amor… Está todo ahí. Por eso yo creo que más que un reportaje de quién es mi abuelo y qué ha sido su vida, es un reportaje de quienes somos todos.
Lo que más me ha gustado han sido las correspondencias de la vida de Isidoro con la película de la Dama de las Camelias y su mujer. Me ha gustado todo, las cosas emotivas y también las cosas tan graciosas, tan simpáticas que has sabido sacarle a cada personaje. Está fantástica la película documental, y el mejor el abuelo. Cada vez que se ponía a recitar parecía un actor, con ese rigor y ese tono. Nos ha sacado a todos una sonrisa y unas lágrimas.
Es mejor de lo que me esperaba. No me esperaba que estuviera tan trabajado, con tanto cariño. Parece como si hubieras conocido a nuestra familia, y a mi padre, de toda la vida. Lo has hecho con una delicadeza… Incluso hay cosas que yo nunca me había dado cuenta, como es la conexión tan grande que él tenía con la película Margarita Gautier, y ahora que lo he visto desde esa perspectiva he entendido que es lo que él siempre ha sentido por mi madre. Me he dado cuenta de algo que me ha descubierto Irene, que yo no me había dado cuenta. Hora y media que se me ha pasado en un momento, quizás porque sean vivencias, recuerdos, sentimientos, cosas simpáticas, verme reflejado en alguna anécdota, al ver fotos de él más joven, el recordar cómo yo lo conocía, esa fortaleza y ese espíritu que ojalá yo tenga si llego a acercarme a esa edad.
Están todos los detalles, mis poesías, “El embargo”, “El ricachón”… ¿Quién se va a encargar de pagar todo esto? Irene muy bien.